Hay gente que dice que la carne roja no es buena para la salud y hay otra gente que dice que el pescado tiene riesgos ocultos. Hoy trataremos de llegar a la conclusión de que es bueno y malo de cada uno.

Lo que siempre hay que tener en cuenta es que cualquier exceso es malo. Hay que comer siempre con moderación y buscando alimentación balanceada.

Eres totalmente libre de comerte un atún o una hamburguesa pero siempre es bueno saber como los alimentos afectan a tu salud.

A menudo expertos en salud han señalado que la carne roja esta asociada a las enfermedades relacionadas con el colesterol y la insuficiencia cardiaca por su alto nivel de grasas saturadas y trans.

El pescado a menudo se ve como la opción más saludable, gracias a sus ácidos grasos omega-3, que pueden ser beneficiosos para la salud del corazón, los ojos y el cerebro. Pero incluso algunos peces pueden tener sus peligros.

La recomendación es comer una vez a la semana carne roja y dos veces por semana pescado según la World Healt Organization.

Algunas formas en que la carne roja versus el pescado pueden afectar su cuerpo, tanto positiva como negativamente, según los expertos:

1. La carne roja puede ayudar con la anemia

Si tiene anemia, o deficiencia de hierro, la carne roja puede ser justo lo que su cuerpo necesita.

La carne roja es una buena fuente de micronutrientes esenciales que incluyen hierro, zinc y vitamina B12. Para alguien con anemia por deficiencia de hierro, la carne roja puede ser una buena opción, ya que contiene hierro hemo, que es más biodisponible que el hierro a base de plantas.

Otros alimentos, incluido el pescado, contienen hierro hemo. Pero las carnes rojas, como la carne de res, tienen el nivel más alto por porción, por lo que es una opción para las personas que necesitan ese pequeño impulso.

2. El pescado es bueno para tu cerebro

El pescado es conocido por su alto nivel de ácidos grasos omega-3, que juegan un papel vital en el desarrollo y el crecimiento del cerebro por lo que es una opción muy saludable.

Dicho esto, siempre es posible obtener omega-3 de otras fuentes, incluidas las plantas y la carne roja de vacas alimentadas con pasto. Pero el pescado azul, como el salmón, la palometa, las sardinas y el atún, contiene los niveles más altos y proporciona los mayores beneficios para su cerebro.

3. La carne roja contiene grasas saturadas

La carne roja (carne de res, cerdo, cordero) tiene más grasa saturada por porción que cualquier otra forma de carne. Y definitivamente es importante tenerlo en cuenta si eres fanático de estos alimentos.

Como ejemplo, 170gramos (6 oz.) de carne de res contienen aproximadamente 10 gramos de grasa saturada que puede afectar su salud con el tiempo, si la come con frecuencia.

En la ciencia de la nutrición se sabe que una ingesta constante de alimentos ricos en grasas saturadas puede contribuir a niveles más altos de LDL (el colesterol malo) lo que conduce a la formación de placa en las arterias del corazón.

4. Algunos peces contienen metales pesados

Si te gusta el pescado, es aconsejable comer una o dos porciones de 100 gramos de pescado azul por semana para cosechar todos los beneficios de salud del omega-3. Buenas opciones son el salmón, la palometa, el atún y la sardina capturados en el medio silvestre.

Dicho esto, es posible que desees evitar comer peces más grandes, como el pez espada, la caballa real y el pez azulejo, ya que es más probable que estas especies contengan altos niveles de mercurio, lo que puede ser malo para tu salud si lo comes regularmente.

Pero todavía se considera seguro comer algunas porciones de pescado a la semana, especialmente porque los beneficios para la salud superan los riesgos.

5. La carne roja puede aumentar su riesgo de cáncer

Las carnes rojas procesadas como las vianesas, el jamón, las salchichas, la cecina, las preparaciones y salsas a base de carne son carcinógenos de clase 1 que se sabe causan cáncer colorrectal, según investigaciones de la World Health Organization.

Y de acuerdo con el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, comer más de medio kilo de carne roja por semana aumenta el riesgo, ya que se ha demostrado que causa daños en el revestimiento del intestino. Su riesgo también aumenta si cocina su carne a altas temperaturas, ya que los alimentos carbonizados tienen más probabilidades de contener compuestos cancerígenos.

6. El pescado puede mejorar tu estado de ánimo

Los omega-3 del pescado pueden levantar el ánimo, y las personas que comen pescado regularmente tienen menos probabilidades de sufrir depresión y trastorno bipolar. Entonces, si está buscando mejorar su salud mental, el pescado graso puede ser una buena opción.

Por supuesto, aún necesitarás buscar otras formas de tratamiento, como terapia o medicamentos, ya que comer pescado solo no será suficiente. Pero es interesante considerar la conexión entre la dieta y la salud mental, y cómo el pescado azul puede ayudarlo a sentirse un poco mejor.

7. El pescado puede disminuir la inflamación

Comer pescado, como la palometa o el salmón silvestre, ayuda a la inflamación debido a la alta concentración de omega-3. Y dado que la inflamación es la fuente de muchos problemas de salud, esta es una gran noticia.

En conclusión, tanto la carne roja como el pescado pueden contribuir a una buena salud, siempre que tengan un buen origen. Al elegir opciones alimentadas con pasto y capturadas en la naturaleza, puede obtener los beneficios de ambos grupos de alimentos, como la reducción de la inflamación, sin tener tantos efectos negativos.

Sin embargo, tenga en cuenta la moderación, ya que hay inconvenientes en comer carne roja y pescado de cualquier tipo, según los expertos.