Hace poco en una excavación arqueológica se descubrió un bowl pequeño lleno de mariscos comestibles que es para la ciencia la primera comida de frutos del mar de la que se tiene prueba. Este hallazgo data de hace 165.000 años y se encontró en la costa sur de Sudáfrica.

Siendo que el ser humano moderno anatómicamente como lo conocemos (homo sapiens sapiens) se calcula que surgió hace entre 200.000 y 150.000 años, podemos decir que el marisco nos acompaña desde que el hombre es hombre.

La mayoría de los mariscos encontrados eran almejas que siguen poblando esas costas en grandes cantidades.

Hasta este hallazgo lo más antiguo que se conocía eran unos restos en el mar rojo hace de hace 125mil años y otros en la actual Italia pertenecientes a unos neandertales que datan de hace 110.000 años.

Desde entonces el marisco y el pescado han sido señal de estatus, asociados al uso de pigmentos y usados para crear joyas.

Para pescar los humanos primitivos usaron picos de pájaros como anzuelos y plantas como sedal. Pescar fue siempre un tema complicado.

En cambio recolectar mariscos en la marea baja o arponearlos siempre fue siempre una herramienta de supervivencia que nuestros antepasados usaron.

El Nilo dirante el imperio Egipcio estaba lleno de pescado que era consumido fresco o que era secado para su conservación, incluso hay evidencia pictórica que podría sugerir que era un pasatiempo para los antiguos egipcios el pescar.

Muchos fueron los pueblos antiguos que comerciaron con pescado que ahumaban o salaban para conservarlo. Los antiguos israelitas incluso lo conservaban en vinagre. No en vano una de las puertas originales de Jerusalén se llamaba la Puerta del Pescado, sin mencionar la profesión de cierto hijo de un carpintero de Judea.

En Acrecia la antigua Boecia se encontró una lista de precios del mercado de pescados donde el pez loro parece haber sido el más barato y el atún de aleta azul atlántico el más caro.

En la antigua Roma ofrecer pescado fresco era un signo de gran generosidad por el alto costo que tenía transportarlos vivos desde la costa. El pescado era cocinado en pocillos de vidrio a fuego lento para que los invitados pudieran deleitarse viendo como se iba preparando en la misma mesa del banquete.

El pescado era tan popular en este periodo que de aquí datan las primeras granjas de pescado tanto de agua dulce como salada.

A partir de las tripas de los pescados y a través de un proceso de maceración se creaba el Garum que era un aderezo que usaban para todo… tanto que llegó a reemplazar la sal en el imperio. Hoy un producto parecido es la “salsa de pescado” que usan en la cocina asiática.

Pero claro eso es occidente… los Chinos ya tenían acuicultura al parecer mil años antes.

Las granjas de gusanos de seda mantenían carpas que alimentaban con las heces y los demás desechos que producía la producción de seda.

Durante la Edad Media como tantas cosas, el pescado no gozaba de buena prensa. Todas las carnes que no eran consideradas carne propiamente eran llamadas pescado. Así la ballena, el castor, el ganso… todos eran “pescado” y se consideraban en la mayor parte de occidente sólo consumibles en días de ayuno espiritual. La excepción claro era el arenque en los países nórdicos, donde desde tiempos inmemoriales ha sido una herramienta de comercio potente y la piedra angular de la dieta de los países de esa zona.

En la Francia del siglo diecisiete un sirviente de la casa del príncipe de Condé se suicidó, en 1671 exactamente, aparentemente porque a pesar de viajar a toda velocidad desde la costa el pez que su amo esperaba llego muerto a su mesa. Un poquito mucho Monsieur.

En Chile muchos son los pueblos pre colombinos que se dedicaban a la pesca y a la recolección de marisco pero ninguno de manera tan notable como los changos, que a pesar de no ser un etnia per se fueron un pueblo y un estilo de vida que perduró en nuestra costa norte hasta el final del siglo 19 cuando fueron asimilándose con otras comunidades criollas definitivamente. De ellos destaca su capacidad de encontrar agua dulce en el mar detectando los puntos donde emergían napas subterráneas y sus técnicas para hacer embarcaciones a partir de cueros de lobos de mar.

Como ves el pescado nos ha acompañado toda la historia, y sigue acompañándonos dia a dia.