Si bien esta prohibido para las embarazadas el pescado, y cualquier otro alimento animal, crudo; hay muchos motivos para incluir los frutos del mar en nuestra dieta. 

El Comité Asesor de Guías Alimentarias 2020 (DGAC) publicó su informe científico final que servirá como base para el desarrollo de las Guías Alimentarias para Estadounidenses 2020-2025. El informe final de la DGAC, que consta de 835 páginas, tiene resultados positivos para el consumo de productos del mar.

Las conclusiones generales del informe de la Dietary Guidelines Advisory Committee (DGAC) en su informe 2020 entre otras son que las mujeres deben comer frutos del mar antes, durante y después del embarazo y que los niños a partir de los 6 meses de edad deben priorizar los pescados y mariscos. 

El consumo de mariscos antes del embarazo puede estar relacionado con un riesgo reducido de diabetes gestacional y trastornos hipertensivos.

comida saludable

El consumo durante el embarazo puede estar relacionado con un menor riesgo de trastornos hipertensivos y parto prematuro y un mejor desarrollo cognitivo.

Las mujeres que están amamantando deben seguir consumiendo mariscos en las mismas cantidades recomendadas durante el embarazo.

Por lo tanto, el Comité estuvo de acuerdo con las recomendaciones existentes de que las mujeres embarazadas deben consumir por lo menos 200g de mariscos por semana de pescados bajos en metilmercurio y más altas en ácidos grasos omega-3.

Para los niños pequeños de 12 a 24 meses que no se alimentan ni con leche materna ni con fórmula infantil, el Comité pudo establecer un Patrón de Alimentos recomendado. El Patrón permite una variedad de alimentos de origen animal ricos en nutrientes, que incluyen carne, aves, frutos del mar, huevos y productos lácteos, así como nueces y semillas, frutas, verduras y productos de granos, preparados de manera apropiada. Los aspectos clave a enfatizar incluyen elegir frutas y verduras ricas en potasio, priorizar los mariscos, hacer de los cereales integrales el tipo predominante de granos ofrecidos y elegir los aceites sobre las grasas sólidas.

Científicos expertos, incluidos muchos del Consejo Asesor Científico y de Nutrición de SNP, siguieron el proceso de investigación sistemática de la DGAC para responder a las dos preguntas sobre los mariscos sobre el desarrollo del cerebro y publicaron los hallazgos en octubre de 2019. Hallaron que las madres que comieron mariscos durante el embarazo tuvieron bebés con un coeficiente intelectual promedio de 7.7 puntos más alto que las madres que no lo hicieron.

Hemos de recordar que siempre se deben de cocinar completamente los frutos del mar que vaya a consumir una mujer embarazada por seguridad.