31-08-2020

Pasta de Camarones al Pesto

  • Camarones
x

¡Esta pasta de camarones al pesto es una comida de restaurante que puedes preparar en menos de 30 minutos! La comida rápida perfecta entre semana.

Pasta con Camarones al Pesto

Ingredientes

500g camarones, pelados y desvenados

250g de pasta de cabello de ángel

2 cucharadas de aceite de oliva

2 dientes de ajo picados

500g tomates cherry

1/4 taza de pesto de albahaca (Albahaca fresca, sólo las hojas, Queso Parmesano, Piñones, Dientes de ajo, Aceite de oliva virgen extra y Sal)

1 cucharada de queso parmesano rallado

Instrucciones

Pon los camarones congelados en un colador y deja correr agua fría por encima para descongelarlos. Seca después los camarones con una toalla de papel.

Pon a hervir una olla grande de agua para la pasta. Una vez que hierva, agrega la pasta y continúe hirviendo hasta que la pasta esté tierna. Reserva aproximadamente ½ taza de agua de pasta con almidón antes de escurrir la pasta en un colador.

Mientras se cocina la pasta, prepara el resto del plato. Calienta 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén grande. Una vez se caliente, agrega los camarones preparados y saltéalos hasta que se pongan rosados ​​y opacos (2-3 minutos). Retira los camarones cocidos a un tazón limpio.

Agrega otra cucharada de aceite de oliva al sartén y agrega los tomates cherry y el ajo picado. Continúa salteando a fuego medio hasta que los tomates comiencen a reventar y suelten su jugo. Si el ajo comienza a dorarse antes de que los tomates se hayan reventado, agregue un par de cucharadas de agua a la sartén para que se dore más lento.

Una vez que los tomates se hayan deshecho en la sartén, agrega la pasta cocida y escurrida, ¼ de taza de pesto y aproximadamente la mitad del agua de la pasta reservada. Revuelve para cubrir todo en el pesto, agregando más agua de pasta si es necesario para aflojar la pasta y esparcir el pesto sobre todo.

Finalmente, agrega los camarones cocidos al sartén y revuelva para combinar con la pasta. Cubre con queso parmesano rallado y luego... a servir!

Comparte esta receta